Blogia
ideasrecortadas

Barret St. (parte segunda)

   Ambos, artista y arte, cierran fuertemente los ojos; quizás un último intento irracional, pero vital. Tempestad y calma. Un ruido de pasitos cortos y ágiles cada vez más cerca, hace que el músico se asome una vez más a ese mundo ahora silencioso. La mirada que encuentra es de reconocimiento, y de duda, pero está llena de fuerza, de vida en potencia. De arte. Le esta pidiendo permiso, y no duda al contestarle. No duda en regalarle su despedida. Sonríe, mientras ve alejarse a su vieja guitarra, a su compañera en manos de otro. Percibe con ironía el olor a gasolina. Mientras, una nota amiga le acaricia la cara, recordándole que hay cosas que son eternas…

                                                                                                                                              

                                                                                                                 Mustang

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres